miércoles, 4 de enero de 2012

las fuerzas de la naturaleza / forces of nature

   Uno cree que tiene las fuerzas de la naturaleza controladas, porque abre una llave y sale agua, o prende el fuego de la cocina. Y de repente vienen esos momentos que nos demuestran que no era así. Como estamos los chilenos en el triste tema de los incendios, les puedo contar lo que me enseñó uno. Hace dos años (ese 2010 que nos remeció a todos, literalmente) en un día como hoy estábamos almorzando en el jardín, cuando sonó una pequeña explosión. Fue una rama que tocó un cable y en dos minutos empezó un incendio en los árboles justo frente a mi puerta. El aire estaba seco y el viento muy fuerte y para todos lados. Nunca me había tocado estar tan cerca de un incendio, tiene una fuerza impresionante, peligrosa y cautivante al mismo tiempo, y el calor! es demasiado. Se ve realmente imposible de controlar. Por un rato pensé que mi casa se podía quemar, los niños ya estaban lejos y entré para ver qué sacaba. Primero pensé en sacar todo, después de darme cuenta que era imposible, pensé en lo necesario (una muda de ropa para todos, el computador, algo que les diera seguridad a los niños, los álbumes de fotos) y me despedí. Así no más. Adiós casa, fuiste buena y linda. Fueron unos 20 minutos en que pensamos que nos tocaba, finalmente el viento nos favoreció, se quemó un sitio vacío, muchos árboles y unas bodegas de unos vecinos, hasta que todo el barrio con los bomberos lograron controlar y apagar el fuego. Hoy agradezco todos los días que no pasó a mayores y me pongo en los zapatos de los que han pasado por un incendio. Aprendí dos lecciones muy rápido: a desprenderse, las cosas son lindas, pero van y vienen; a ser respetuosa con el fuego, el agua, la tierra y el aire. La filosofía griega de los elementos cobró nuevo sentido.

   You think you have forces of nature under control, because you open faucet and water comes out, or turn on the kitchen stove and have heat. And suddenly there comes one of those moments that show us that we don't.  As we chileans are in the sad subject of fires, I can tell you what I learn from one. Two years ago (the 2010 that shook us all, literally) on a day like today, we were having lunch in the garden, when we heard a small explosion. It was a branch that hit a cable and in two minutes a fire started on the trees right outside my doorway. The air was dry and the wind very strong and in all directions. I had never been so close to a fire, it has an impressive force, dangerous and captivating at the same time, and the heat! is too much. It seems really impossible to control. For a while I thought my house could burn, children were far away and I went in to think what to save. First I thought to take everything out, after realizing it was impossible, I thought what we would really need (a change of clothes for all, the computer, something that would give security to the kids, and the photo albums) and said goodbye. Just like that. Goodbye house, you were pretty and good. There were about 20 minutes we thought we were on, finally the wind favored us, burned an empty lot in front of us, lots of trees and a couple of storage rooms of a neighbor, until the whole neighborhood with fire fighters managed to control and extinguish the fire. Today I'm grateful every day that it didn't get us, and I can put myself in the shoes of those who have gone through a fire. I had to learn quickly two lessons: to let go, things are nice, but come and go; to be aware of the power that fire, water, land and air can have and respect them. The elements on greek philosophy took on new meaning.


me despedí de mi lindo librero (que después se desarmó en el terremoto!) y le saqué las fotos.
I said goodbye to my lovely bookshelf (that broke in pieces with the earthquake!) and took the photos out of it



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos!

Gracias por tu mensaje! / Thanks for you message!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Pin It button on image hover