miércoles, 9 de enero de 2013

es ahora o nunca / it's now or never

   Los niños ya tuvieron por lo menos una aventura en las vacaciones de verano. Fueron con los primos a saludar a sus abuelos. Ellos les dijeron que fueran a cosechar algunas frutas de los árboles para llevar a la casa de vuelta. Pero la cosecha fue bastante más grande de lo que habrían esperado... Entonces empezaron a funcionar esas cabecitas, iban y venían de una casa a la otra, buscaban bolsas, una pesa, revolvían sus cajones, todo muy concentrados y sin decir ni pio. "Mamá, vamos a la casa del lado!", me dijeron a mí. Lo que nunca supe fue que de ahí salieron a vender el botín a la calle. Me llamó la atención que nunca vinieran a pedir permiso para bañarse, con todo el calor que hacía. Y de repente me tocan el timbre, era una de las niñitas que preguntaba no sé qué cosa: "Y qué haces en la calle?!" "Esque estamos vendiendo la fruta" Aguantándome la risa, porque quién no hizo lo mismo cuando chico, tuve que retarlos por no pedir permiso y hacerlos entrar de nuevo. La mejor lección fue que nadie les compró nada! Jaja! Así que volvieron las bolsas de fruta después de horas al sol, machucadas y calientes, y volvieron también los niños con la cabeza gacha. La solución al desánimo fue tomar té y ver cómo las frutas se iban transformando en la olla en una delicia para guardar o para ponerle al tiro al pan.

   The kids have had at least one adventure already in the summer holidays. They went with their cousins to greet their grandparents. They told them that they could reap some fruit from the trees to take home back. But the harvest was much bigger than they would have expected ... Then they began to make those heads work, came and went from one house to the other, looking for bags, a scale, rummaging their drawers, very concentrated and without saying a word. "Mom, we are going next door!" they told me. What I never knew was that they went out to sell the loot to the street. I noticed that they never came to ask permission to swim, with all hot it was. And suddenly the doorbell ringed, it was one of the girls asking something, what ever: "And what are you doing on the street?" "Well, we are selling the fruit" Trying to hold the laughter, because who didn't do the same thing as a kid, I had to reprehend them for not asking me before doing it and make them go inside again. The best lesson was that nobody bought anything! Haha! So back the bags came, filled with fruit after hours in the sun, crushed and hot, and the kids returned too, heads down. The solution to discouragement was tea and to see how their fruit were transformed in the pot into a delight to save or to put over the bread when ready.



   La mermelada es tan fácil, se hace sola, lo único que tenemos que hacer es poner todo en la olla, saber unos pocos secretos y mirar de vez en cuando cómo se va transformando. Sirve de regalo, sirve para alegrar las tardes de invierno, pero nada como probarla recién hecha, fría claro, y darse cuenta de que quedó perfecta. Acá les dejo los secretos de la mejor mermelada de damascos, es el momento para hacerla, porque quedan pocos días de temporada, aprovechen!

   Jam is so easy, it makes itself, all you have to do is put everything into the pot, knowing a few secrets and occasionally watching how it is transforming. It is  a good gift , the best thing to brighten the winter evenings, but nothing like trying it freshly made and realizing that it turned out perfect. Here are some secrets for the best apricot jam, it's time to do it, because we have a few days left of the season!





Mermelada de damascos
Apricot jam

1k de damascos enteros y lavados / of whole and washed apricots
3 1/2 tazas de azúcar / cups of sugar
el jugo de una naranja / the juice of one orange
1 cucharada de té de polvo de gengibre / teaspoon of ginger powder
frascos esterilizados / sterilized jars

1.- En una olla grande ponemos los damascos enteros, con el azúcar, el jugo de naranja y el gengibre, todo a fuego fuerte.

2.- Lentamente va a empezar a hervir y cuando esté lleno de burbujas, como aparece en las fotos, bajamos el fuego a medio-alto y revolvemos. Dejamos que hierva con la olla destapada por media hora o hasta que esté ligeramente dorado, revolviendo de vez en cuando. No hay que dejar que se ponga café.

3.- Pasada la media hora seguro está lista. Apagamos el fuego y chequeamos que esté de una buena consistencia poniendo unas gotas sobre un plato frío, después de unos segundos la probamos. Acuérdense que es una de las cosas más calientes que existe, así que no la prueben directo.

4.- Sacamos los cuescos de los damascos con cuidado y un cucharón de madera. La fruta ya se ha deshecho, así que es fácil. Los cuescos le dan un gusto a almendras delicioso, que se usa mucho en la cocina dulce italiana, no se los vayan a sacar antes! Va a estar tan rica, que no se van a resistir de comer un poco más. "Es la mermelada que más me ha gustado en el mundo, mamá!" dijeron en la casa! Y con yoghurt natural y granola es desayuno de reyes. Deliciosa!

4 comentarios:

  1. yo les habría comprado de todas maneras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Gracias, qué amor! Lo que no sabemos es cuánto estaban cobrando.... quizás ése fue el problema, como no preguntaron nada, tampoco se asesoraron en el precio y los niños de hoy pucha que valoran caro su tiempo! jaja!

      Eliminar
  2. Hola, sabes qué puedo hacer con mancaquis?
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá!! Buena pregunta!! Que yo sepa, se puede agregar a la mezcla de leche asada en la juguera, lo pones a horno bien suave y queda un flan. Hay una receta o dos en el blog, las puedes buscar. Además puedes hacer un triffle, de esos postres en capas, de galletas de champaña, yogur natural y mancaqui molido. También los puedes meter en quequitos se me ocurre, o mezclarlos con yogur en la juguera.... Estuve bien??

      Eliminar

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos!

Gracias por tu mensaje! / Thanks for you message!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Pin It button on image hover