jueves, 20 de noviembre de 2014

Así da gusto lavar

   Es la primera vez que tenemos lavadero en la casa. Antes la máquina estaba en un patio y ordenábamos las cosas en la cocina o en la mesa del comedor. Ahora tenemos una pequeña pieza. Y así de chica como es, hace una diferencia enorme!  Primero y muy importante: es como un escondite, puedo estar ahí doblando y clasificando sin que nadie me encuentre, pero escucho todo lo que pasa en la casa, así que es un espacio para pensar tranquilamente de lo que se me ocurra, lo máximo. Además, si uno usa un poco la imaginación para organizarlo, esos pocos metros cuadrados hacen que uno trabaje menos, porque las cosas quedan al tiro en su lugar, para que cada uno lleve a guardar lo suyo después.


   Instalamos un secador de pared para colgar la ropa delicada y las camisas en sus ganchos, apenas salen de la secadora. Y para que cada uno sepa dónde está su ropa, dejando espacio libre para doblar, puse un closet de género, de esos que se cuelgan de las barras, pero que está sujeto de dos soportes de escuadra para repisas. Los fijé a la pared con tornillos y tarugos y con un cuchillo cartonero abrí unas ranuras justas para pasar los soportes bajo la primera división. Quedaron los lugares asignados de más alto a más bajo, para que los chicos alcancen solos sus pertenencias.
   La ropa se dobla sobre una mesa que debe tener cien años. Fue herencia de una casa de campo familiar,  estaba en una de las galerías  que daban al patio interior, justo afuera de la cocina. Le raspé y barnicé la cubierta, descubriendo una preciosa madera de raulí trabajada con el tiempo. Las patas quedaron tal cual, incluso con las mordidas del perro que dormía cerca, un pastor peludo de nombre Nerón. Es un pedacito de historia, da gusto usarla.
   Después se me ocurrió que ya va siendo hora de que los niños, en especial los mayores, sean capaces de ayudar con el lavado o por lo menos saber cómo pueden lavar sus cosas si lo necesitan. ¡Nada peor que esos adolescentes que no pueden sobrevivir! jaja! No es algo que quiera para el futuro. La excusa siempre va a ser que no saben cómo, pero para eso hice un póster que se completa con las indicaciones de cada lavadora, así anotamos todo lo que necesitan. Educación de calidad, vieron?



   Está impreso en papel de planos, pero en blanco y negro, tamaño A2, se pide en cualquier centro de copiado. ¡Muy útil y barato! Si quieren recibirlo por mail, suscríbanse en la columna de la derecha arriba antes del próximo miércoles 26 de noviembre y les va a llegar de regalo el archivo en colores, en la resolución y el tamaño ideales. ¡Ojalá que les sirva!





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos!

Gracias por tu mensaje! / Thanks for you message!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Pin It button on image hover